La nueva exposición abierta al público en el patio del Consejo Consultivo de Castilla y León permitirá a cuantos la visiten reconstruir la historia arquitectónica y gremial de Zamora. El Proyecto Cultural "Zamora, en busca del tiempo perdido", fruto de un convenio entre la Junta de Castilla y León y la Institución propia de la Comunidad, ha culminado una nueva fase que ya posibilita recorrer mediante paneles informativos y piezas arqueológicas originales algunas de las etapas más destacadas del pasado de Zamora. No en vano bajo el solar que ocupa el Consejo Consultivo, en un enclave a escasos metros de la Catedral, se concentran las distintas etapas de los asentamientos humanos en esta ciudad, desde la Edad de Bronce hasta la Contemporánea. El arquitecto Fernando Pérez se encarga de la materialización de esta muestra que combina piedra, vinilo y aluminio, entre otros materiales.

El rotativo La Opinión de Zamora se hizo eco de esta muestra el pasado 1 de agosto. Las páginas dedicadas a la misma se pueden descargar abajo, en ficheros disponibles. 

La exposición en el patio del Consejo Consultivo Algunos de los oficios más destacados que se desarrollaron en este enclave, tal y como atestigüaron los hallazgos arqueológicos, fueron los lagares, depósitos de vino, los centros de molienda de cereales, hornos de fabricación de campanas... Sin obviar por su importancia algunas construcciones de las clases más favorecidas a lo largo de la Edad Media. Culminado el montaje de esta muestra, el presidente del Consejo Consultivo, Mario Amilivia, aseguraba recientemente que el próximo año se hará realidad una nueva fase de este proyecto, con la exposición de nuevas piezas, ahora en el vestíbulo de la sede institucional.

Una muestra abierta al público en el horario laboral de esta institución, que supone todo un aliciente para todos cuantos quieran conocer un poco mejor la historia de Zamora.  Y a los pies del Consejo Consultivo, proyecto del arquitecto Alberto Campo Baeza, que ya ha cosechado importantes premios internacionales por su originalidad.

Consejo Consultivo / La Opinión de Zamora