EL CONSULTIVO EMITIO EN TAMAMES (SALAMANCA) LOS PRIMEROS 45 DICTAMENES DEL AÑO

  • La reunión de secciones se celebró en el salón de plenos del Ayuntamiento

1_El Consultivo emitió en Tamames los primeros 45 Dictámenes del año.jpg

El Consejo Consultivo de Castilla y León aprobó hoy en Tamames (Salamanca) los primeros 45 dictámenes del año. El presidente de la institución que viene sustituyendo y cumpliendo con las funciones del Consejo de Estado en Castilla y León desde 2003, Mario Amilivia González, recordó que el Consejo ya había celebrado reuniones de trabajo anteriormente en Salamanca en varias ocasiones: el 30 de noviembre de 2006 en Ciudad Rodrigo, el pasado 5 de marzo de 2009 en la capital de la provincia y ahora en Tamames, localidad de la cual es natural la letrada-jefe de la institución, María García-Fonseca.

Amilivia manifestó que es objetivo del superior Organo consultivo de la Comunidad el seguir celebrando, con carácter puntual, reuniones de trabajo del Consejo fuera de su sede oficial de Zamora a los efectos de acercar a ciudadanos y administraciones en general el día a día del Consultivo, su funcionamiento y los servicios que presta a las administraciones consultantes.

Los consejeros fueron recibidos pasadas las 11.15 horas en la Casa Consistorial por el alcalde Carlos Navarro Oltra y momentos antes del inicio de la reunión de secciones se produjo el intercambio de obsequios: un plato típico de la zona por parte del alcalde y una escultura del cimborrio de la Catedral de Zamora por parte del presidente del Consejo Consultivo.

La mayor parte de los dictámenes aprobados hoy en la primera reunión de secciones del año 2010 derivaron, como viene siendo habitual, de reclamaciones de responsabilidad patrimonial de los ciudadanos por los daños generados por el funcionamiento normal o anormal de los servicios públicos. Según marca la ley reguladora, tanto estas consultas como los anteproyectos de ley, reglamentos ejecutivos, revisión de oficio de actos administrativos, recursos administrativos, contratación administrativa, etc, deben ser dictaminadas preceptivamente por el Consejo Consultivo.

Así, se dictaminaron varias reclamaciones por daños derivados del mal estado de las calzadas en Salamanca ciudad, varias reclamaciones del ámbito sanitario, que el pasado año llegaron casi a los 250 dictámenes en el conjunto de la Comunidad, y otros varios por daños en accidentes provocados por la irrupción repentina de animales salvajes en las carreteras.

Además, se aprobó un dictamen derivado de la reclamación de una junta vecinal leonesa contra el Ayuntamiento de San Andrés por los daños sufridos por el pendón de la pedanía por parte del personal municipal de San Andrés, durante el traslado del mismo. El dictamen emitido por el Consejo fue estimatorio, esto es, avalando la reclamación indemnizatoria solicitada por la pedanía: algo más de 800 euros.

También se emitió otro dictamen curioso derivado de la reclamación de un ciudadano por los perjuicios sufridos durante un espectáculo taurino en una localidad de la provincia de Valladolid (Villabrágima).

2_El Consultivo emitió en Tamames los primeros 45 Dictámenes del año.jpg Amilivia recordó al término de la reunión de secciones que Salamanca fue, con 207 informes despachados, la cuarta provincia en número de dictámenes durante el año pasado, un ejercicio en el que se rozaron los 1.500 dictámenes, el año que más se han aprobado y el mayor número en comparación con el resto de los Consejos Consultivos del país (sólo Cantabria carece, por ahora, de Consejo Consultivo). Con respecto a 2008, cuando fueron emitidos 125 informes de Salamanca, el aumento de dictámenes ha sido del 65,6%. Amilivia subrayó especialmente que durante 2009 el Consultivo emitió el 23% del total de los dictámenes despachados desde finales de 2003, cuando se inició oficialmente la función consultiva en Castilla y León.

El presidente de la institución subrayó también la posibilidad que tienen los ayuntamientos de solicitar dictámenes con carácter facultativo siempre, eso sí, que se considere necesario por su especial trascendencia o repercusión.