LA MITAD DE LAS RECLAMACIONES SANITARIAS DICTAMINADAS EN 2008 SE ORIGINARON EN VALLADOLID Y LEON


Este tipo de dictámenes se incrementaron un 32,7% el año pasado y ya suponen el 13,6% de todos los informes jurídicos despachados durante todo el ejercicio

Seis nuevos dictámenes estimatorios por los daños del oso en colmenares del norte de Palencia

1_El 50 de las reclamaciones sanitarias dictaminadas en 2008 partieron de Valladolid y León.jpg

Zamora.- Los dictámenes sobre reclamaciones de particulares contra la Administración de la Comunidad debido a supuestas deficiencias en las asistencias sanitarias se incrementaron el año pasado un 32,7%, al pasar de 116 en 2007 a 154 en 2008, y ya suponen el 13,7% de todos los informes jurídicos despachados por el Consejo Consultivo de Castilla y León el pasado ejercicio.

Así lo revelan las estadísticas del alto órgano consultivo de Castilla y León, institución equivalente al Consejo de Estado en la Comunidad Autónoma con sede oficial en Zamora, que el jueves 12 de febrero dio luz verde a trece dictámenes derivados de este tipo de reclamaciones de indemnizaciones en las que los afectados consideran que han sufrido daños y perjuicios diversos por la asistencia de los profesionales de la sanidad en hospitales y centros de salud. Otros dos expedientes de este tipo quedaron sobre la mesa, pendientes de análisis antes de su aprobación.

Las provincias de Valladolid y León encabezaron la estadística de 2008 en relación a este tipo de dictámenes, con 32 y 44 respectivamente, seguidas de Salamanca (18); Burgos (17); Zamora (14); Segovia (10); Palencia (8); Avila (6) y Soria (5). Es decir, que Valladolid y León coparon el 50% del conjunto de los dictámenes clasificados en el ámbito sanitario.

Según la doctrina que viene acuñando el Consejo Consultivo de Castilla y León desde el año 2003, en el ámbito de la responsabilidad sanitaria el parámetro que permite apreciar el grado de corrección de la actuación sanitaria a la que se imputa el daño viene determinado por el criterio de la lex artis. La teoría de la lex artis ad hoc en la actuación médica parte de considerar que la obligación del médico o de los servicios sanitarios es una obligación de medios en tanto que no es posible asegurar la salud en términos absolutos. De ahí que la Administración sanitaria y sus agentes están obligados a poner a disposición del usuario todos los medios disponibles que hagan posible la protección de la salud, protección que no siempre alcanza un diagnóstico cierto rápido, una curación sin secuelas o una atención sanitaria en un determinado tiempo y sin espera. En resumen, el paciente tiene derecho a que se le dispense una atención adecuada, según la lex artis ad hoc, y no a obtener un resultado curativo determinado, toda vez que la medicina no es una ciencia exacta. La lex artis abarca no sólo intervenciones quirúrgicas, sino también tratamientos no quirúrgicos y de diagnóstico.

Los dictámenes del ámbito sanitario despachados este jueves en la reunión de Secciones del Consejo Consultivo derivan de reclamaciones iniciadas en las provincias de Burgos, Valladolid, Palencia, Segovia, Salamanca y Zamora. En varios de ellos, al llegar al Consejo Consultivo se había propuesto la terminación convencional, es decir, el acuerdo indemnizatorio entre el afectado y la Administración. Este tipo de dictámenes no son vinculantes, pero la alta calidad jurídica de los mismos hace que en muchas ocasiones sean determinantes en la resolución de este tipo de reclamaciones entre los ciudadanos y la Administración sanitaria.

Otros expedientes

Los daños de la fauna al ganado o a los cultivos centraron además varios de los dictámenes aprobados en la reunión del superior órgano consultivo de la Junta y la Administración de la Comunidad. Concretamente, se dio luz verde a seis dictámenes estimatorios por otras tantas reclamaciones de afectados por los daños del oso en el norte de la provincia de Palencia. Los expedientes se originaron en el verano de 2008 por daños en colmenares situados en Velilla del Río Carrión, Muñeca, San Cebrián de Mudá y Polentinos. Las indemnizaciones avaladas por el Consejo se sitúan entre 65,84 y 654,26 euros.

El estatuto de protección del oso pardo y el plan de recuperación del mismo contemplan que serán indemnizables, previo expediente incoado al efecto, los daños y perjuicios que ocasionalmente pueda causar esta especie en todo el territorio de la Comunidad y que sean debidamente comprobados. El año pasado los daños provocados por la fauna al ganado y a los cultivos agrícolas, y sus consiguientes reclamaciones de responsabilidad patrimonial frente a la Administración de la Comunidad dieron pie a la aprobación de dos centenares de dictámenes. Los expedientes se iniciaron en su mayoría en las provincias de León, Soria, Zamora y Palencia.

El resto de dictámenes aprobados el jueves –en total se despacharon una treintena de ellos- se centraron en los daños del mobiliario urbano, un accidente escolar en un colegio de Burgos, en donde un niño fue empujado accidentalmente por otro compañero con el resultado de la rotura de varios dientes y por el que se reclamaban 35,50 euros, y en varias resoluciones de contrato.