. El Consejo encabeza las instituciones que han adoptado medidas para la protección de sus trabajadores a la vez que se garantiza la prestación del servicio

El Consejo Consultivo de Castilla y León ha adoptado diversas medidas laborales y de salud extraordinarias con motivo del coronavirus para proteger a los empleados públicos.

De este modo, el Consejo encabeza las instituciones que han establecido medidas para la protección de sus trabajadores a la vez que se garantiza la prestación del servicio.

Los consejeros y empleados públicos del Consejo seguirán rigurosamente las prescripciones e indicaciones de las autoridades sanitarias, así como las recomendaciones del servicio de prevención de riesgos laborales y las medidas acordadas por la Junta de Castilla y León y las Cortes.

Destacar que se han adoptado medidas para flexibilizar, reorganizar el trabajo, y facilitar la conciliación de la vida familiar y laboral y la atención de familiares afectados o en cuarentena si fuera necesario.

De este modo, se establecerán turnos de trabajo que permitirán compatibilizar la prestación del servicio con las medidas de contención de salud pública.

Además se habilitará la  modalidad de trabajo no presencial, teletrabajo, excepcionalmente para todos los empleados. Es decir, además de los letrados, que de manera habitual están acogidos a ese modelo, el resto del personal podrá también realizar parte de su jornada semanal por este sistema.

Asimismo, se ha acordado que las reuniones del Pleno, las Secciones y del Tribunal Administrativo de Recursos Contractuales puedan celebrarse de forma no presencial.

Por otro lado, y atendiendo a las específicas condiciones arquitectónicas del edificio, se aumentará el grado de renovación del aire del sistema de climatización al nivel máximo y se reforzará la limpieza de las instalaciones.

Estas medidas excepcionales estarán vigentes hasta el próximo día 29 de marzo aunque podrán ser prorrogadas o complementadas según la evolución de la alerta epidemiológica.

El Consejo Consultivo hace un llamamiento a la tranquilidad y agradece el trabajo y la dedicación de los profesionales sanitarios.