Tal día como ayer, 15 de octubre de 2007, tuvo lugar la colocación de la primera piedra de la nueva sede del Consejo Consultivo de Castilla y León en Zamora, frente a la Catedral, un acto presidido por la consejera de Hacienda, Pilar del Olmo. Y casi coincidente con la fecha, hoy ha visitado la sede de la institución propia de la Comunidad, garante de la legalidad en las actuaciones de la Administración, un grupo de 40 miembros de la Demarcación mallorquina del Colegio Oficial de Arquitectos de las Islas Baleares. Se cumple así uno de los principales retos del presidente de la institución, Mario Amilivia, que desde el primer momento en que se abrió la sede (verano de 2012) apostó por hacerla accesible a todos los ciudadanos acogiendo, sin perjuicio de su cometido central como control previo de la legalidad mediante la aprobación de dictámenes, eventos sociales y culturales diversos. Parte del grupo de arquitectos

Durante una visita técnica de alrededor de una hora, los arquitectos han podido recorrer los principales espacios de la sede, obra del vallisoletano Alberto Campo Baeza, que ya ha recibido prestigiosos premios de arquitectura de ámbito nacional e internacional. Los arquitectos Martín Lucena y Guillem Tomàs, vocal de Cultura del COAIB y vocal de Cultura de la Demarcación Mallorca del COAIB, hicieron de guías durante el recorrido.

Desde 2012, el edificio ha recibido decenas de visitas, este año lo han hecho casi 90 alumnos del Colegio Leonés, una veintena de alumnos de arquitectura de Oporto y, el mes pasado, un grupo de 24 taiwaneses que recaló expresamente en Zamora para conocer la obra de Campo Baeza.

El inmueble, que tiene el aspecto de una gran caja de vidrio con forma de “L” y una superficie construida de 4.377 metros distribuidos entre sótano, planta baja, primera y zona de instalaciones, obligó a la realización de una excavaciones arqueológicas que sacaron a la luz miles de piezas y restos. Hallazgos que están contribuyendo a completar y redescubrir la propia historia de la ciudad de Zamora, especialmente desde la Edad de Bronce hasta la Edad Media. El edificio se inició con una previsión de finalización de obras en el verano de 2009, pero la envergadura e importancia de los hallazgos arqueológicos aplazaron dichas previsiones 3 años más. Un momento del recorrido por la sede

El proyecto para el edificio fue fruto de un concurso de ideas convocado por la Consejería de Hacienda que ganó el 15 de noviembre de 2004 la Agrupación de Profesionales Hortus Conclusus, dirigido por Campo Baeza.

El Consejo Consultivo, institución autonómica creada por la Ley 1/2002, de 9 de abril, se constituyó el 5 de mayo de 2003. Tras instalarse inicialmente en un edificio de la Junta situado en la calle Duque de la Victoria número 8 de Valladolid, el 17 de julio de 2006 se trasladó a unas dependencias provisionales en la calle Ramos Carrión de Zamora, hasta el verano de 2012 cuando se ubicó en su sede definitiva, según recoge su Reglamento Orgánico.

Con cerca de 14.000 dictámenes aprobados hasta la fecha, el Consejo Consultivo ejerce también como Tribunal Administrativo de Recursos Contractuales de Castilla y León desde su constitución en 2012. Desde entonces ha dictado ya unas 400 resoluciones que han contribuido a reducir la litigiosidad contractual en Castilla y León. Es el Consejo Consultivo de composición más reducida de los existentes en España –y por ello, uno de los más eficientes- con una plantilla que no llega a los 30 empleados, casi todos ellos funcionarios.

Consejo Consultivo de Castilla y León