Mario Amilivia, en la mesa redonda

La reforma de los Estatutos de Autonomía de Castilla y León marcó el 23 de febrero la primera jornada de los actos conmemorativos del XXXIII aniversario de la norma institucional básica de la Comunidad, organizados por las Cortes de Castilla y León. Fue la presidenta de la Cámara autonómica, Silvia Clemente, la encargada de abrir los actos, destacando que el Estatuto es "la norma que da sentido a la Comunidad de Castilla y León" y que en todas las reformas habidas (1994, 1999 y 2007) "siempre existió consenso político". Clemente reivindicó que ante una posible futura reforma de la norma institucional se reproduzca la capacidad de alcanzar acuerdos y de conseguir entre todos que la sociedad se sienta representada en un proceso, sin duda, complejo. En estos años, con los avances dados, "hemos mejorado la calidad del autogobierno" bajo premisas como son la unidad y el máximo respeto al ordenamiento jurídico.

La apertura de la Jornada "La reforma del Estatuto de Autonomía de Castilla y León" corrió a cargo del catedrático de Derecho Constitucional de la UNED, Antonio Torres del Moral, quien entre otras cuestiones sentenció que "las leyes electorales no son inocentes" y apostó porque los estatutos incrementen el control político de los gobiernos. Del Moral hizo un repaso de los que consideró como "vicios del parlamentarismo" -entre otros, el instituto de la revocación- para advertir sobre la dependencia del Parlamento por parte del Ejecutivo. Existen, disertó, muchos asuntos asusceptibles de incorporarse en los estatutos, pero avisó sobre algunos que a la postre resultan problemáticos.

La primera mesa redonda "Medidas de calidad democrática y reformas estatutarias" contó con la presencia de la catedrática de Derecho Constitucional de la Universidad de Valladolid, Paloma Biglino Campos; del profesor de Derecho Constitucional de la Universidad de Salamanca, Manuel A. Martín, y del profesor de la Universidad de Burgos Luis Delgado. En la segunda mesa redonda, Mario Amilivia, presidente del Consejo Consultivo de Castilla y León recordó su experiencia como ponente del Grupo Parlamentario Popular en la reforma estatutaria de 1994. Hicieron lo propio Jesús Quijano, que fue ponente del Grupo Parlamentario Socialista en las reformas del 94 y del 99; José A. Fernández Santiago, ponente del Grupo Popular en 2007; Óscar Sánchez, ponente del Grupo P. Socialista en 2007 y Joaquín Otero, ponente del Grupo Mixto (UPL) en la reforma de 2007. Primera mesa redonda

Echando la vista atrás, Amilivia rememoró que "se han hecho las cosas bien en Castilla y León",  aunque, matizó, la historia de esta Comunidad siempre fue "complicada", y mencionó los problemas suscitados inicialmente con las provincias de Segovia y León. Los problemas identitarios profundos que se daban en los albores del nacimiento de la Comunidad ya son historia, subrayó. "Castilla y León ya no es una suma de voluntades provinciales; en 1994 cuando Castilla y León recibe 31 nuevas competencias todavía se daban serios problemas identitarios", reflexionó. Su experiencia en la Comisión del Estatuto es que "debatíamos que hacíamos Comunidad", en un contexto en el que "nadie es más que nadie", de "autoestima", asumiendo nuevas competencias. "No sólo trasladamos una Ley Orgánica; hicimos Castilla y León, fue un paso decisivo para lo que hoy estamos viviendo".

Consejo Consultivo de Castilla y León