Foto 1 El Pleno del Consejo Consultivo de Castilla y León aprobó hoy su memoria de actividad correspondiente a 2014, un ejercicio en el que la Institución emitió 597 dictámenes a los que se sumaron, en un ámbito distinto al de la propia función consultiva, las 96 Resoluciones del Tribunal Administrativo de Recursos Contractuales de Castilla y León (TARCCyL), ambos con sede institucional en Zamora y presididos por Mario Amilivia.

En cuanto a la actividad consultiva, explicó Amilivia, “seguimos siendo proporcionalmente a nuestra composición el Órgano consultivo de mayor productividad del país, incorporando además nuevas competencias”. En relación a 2013 se produjo un “descenso lógico, inevitable y esperado” en el número de dictámenes a causa de las nuevas cuantías indemnizatorias en materia de responsabilidad patrimonial. Reducción que tuvo su máxima expresión en la emisión de 309 dictámenes menos sobre responsabilidad patrimonial en comparación con 2013, fundamentalmente de los referidos a las reclamaciones de índole sanitario (158 menos); atropellos de animales en las carreteras (66); a los daños producidos por la fauna (33) y a los accidentes escolares (9), “dictámenes en los que ya existía una doctrina jurídica plenamente consolidada por este Consejo”, precisó Mario Amilivia.

No obstante, dentro de las competencias recuperadas por el Consejo, se emitieron 7 dictámenes preceptivos sobre la modificación de los planes de ordenación urbana cuando afecte a zonas verdes o espacios libres protegidos. También aprobó 4 dictámenes de carácter facultativo, siendo el ejercicio con el mayor número de ellos despachados.

En cuanto al sentido de los 597 dictámenes aprobados en 2014, en casi el 75% de ellos existió plena coincidencia entre la propuesta de resolución administrativa y el sentido final del dictamen por parte del Consejo, todo ello sin perjuicio de la decisión adoptada finalmente por la Administración, en la que también existe una alta coincidencia, “elevándose este porcentaje al 95,47%, lo que vuelve a poner de manifiesto la ‘auctoritas’ de la Institución. Debemos por lo tanto concluir que la ‘auctoritas’ del Consejo son esos 20 puntos de diferencia entre la propuesta de resolución administrativa y la resolución finalmente adoptada una vez conocido nuestro dictamen”, remachó el presidente del Consultivo.

Un año en el que en aplicación de la Ley 4/2013, de 19 de junio, por la que se modificó la organización y el funcionamiento de las Instituciones propias de la Comunidad, se aprobó la nueva relación de puestos de trabajo que suman en la actualidad 25 personas. Dimensionamiento que también se manifestó en el presupuesto del que dispuso la Institución en el ejercicio anterior, 2.411.597 euros, aproximadamente un 7,7% inferior al de 2013, alcanzándose un grado de ejecución del mismo del 94,31%, “lo que va a permitir que tal y como marca la nueva normativa se apliquen a lo largo de este año los remanente generados, 145.159 euros, a gastos de política social, fundamentalmente de educación, sanidad y servicios sociales”.

Foto 2 Tribunal de Recursos Contractuales

En cuanto al Tribunal de Recursos, con las 96 resoluciones de 2014 ya ha dictado más de 200, con un incremento del 28% sobre las de 2013 y en una clara tendencia al alza. En su segundo año completo de funcionamiento, el total de resoluciones mencionado fue aprobado sobre una cuantía aproximada de 1.500 millones de euros que totalizaron los contratos recurridos, lo que puede dar idea del volumen de trabajo desarrollado y de la trascendencia de las decisiones adoptadas, “garantizando la libre concurrencia e igualdad de trato, generando ahorro público y depurando la contratación administrativa”, añadió el presidente. El Tribunal ha reducido el periodo de tiempo para la resolución de un recurso de 32 a 24 días desde la interposición hasta su resolución.

El presidente del Consejo Consultivo destacó como una de las novedades más importantes de 2014 la completa actualización de la página web de la Institución ‘www.cccyl.es’, que permite una gestión directa, adaptada a todo tipo de dispositivos electrónicos. “Recomendamos por ello a las Administraciones la consulta de la misma, que contiene todos los dictámenes, observaciones, mociones y recomendaciones históricas, así como un amplio extracto doctrinal que puede y debe ser de gran utilidad para los ciudadanos y las Administraciones de la Comunidad”, subrayó Amilivia quien también hizo mención a un reciente acuerdo que permitirá agilizar y reducir los tiempos entre la remisión y la recepción de la documentación entre la Administración Autonómica y el Consejo Consultivo, y que generará también “un cierto ahorro público”.

Mario Amilivia hizo también especial referencia al proyecto Cultural Arqueológico “En busca del tiempo perdido: Arqueología e historia en la ciudad de Zamora”, presentado el pasado 21 de enero y cuyas primeras actuaciones del ejercicio anterior implicaron una inversión de 44.110 euros. De cara a este año, refirió, la inversión prevista para las distintas actuaciones previstas “duplicará al menos la inversión inicial”. El proyecto, incidió, “permitirá hacer realidad una muestra expositiva en esta sede con vitrinas con objetos encontrados en las excavaciones, especialmente de cerámica; pieza pétreas en el entorno del edificio y reconstrucciones como un horno de campanas vinculado a la Catedral y un molino medieval, contribuyendo todo ello a mejorar el conocimiento y divulgación de la historia de Zamora”.

Foto 3 Mociones y recomendaciones

A la hora de insistir en la recomendación de utilizar la nueva página web del Consejo, Amilivia explicó que en aras a la transparencia todos los dictámenes aprobados serán publicados “como ya se viene haciendo en la web” en un plazo máximo de 15 días, “plazo que entendemos suficiente para que la Administración consultante incorpore nuestro dictamen y, en su caso, adopte la decisión final”.

“Incidir también en la recomendación de que las Administraciones consultantes remitan la comunicación oficial sobre la decisión adoptada, especificando en su caso las decisiones que se hubiesen separado del criterio emitido en nuestro dictamen”, añadió.

En referencia a los dictámenes de carácter normativo, “la conveniencia de que se refleje la fórmula ‘de acuerdo con el dictamen del Consejo Consultivo de Castilla y León”, y en el caso de no ser atendidas todas las observaciones sustantivas formuladas, se emplee la fórmula ‘oído el Consejo Consultivo de Castilla y León’, tal y como se prevé en el Reglamento de Organización y Funcionamiento de la Institución.







Consejo Consultivo de Castilla y León