Admitida a trámite la consulta, el Presidente decidirá si su conocimiento corresponde al Pleno o a las Secciones y designará al Consejero ponente y al Letrado encargados del estudio, preparación y redacción de la ponencia.