Cuando las reclamaciones se dirijan a la Administración de la Comunidad de Castilla y León debe consultarse al Consejo Consultivo siempre que la cuantía reclamada sea igual o superior a 6.000,00 euros. 

En las reclamaciones presentadas frente a las Administraciones Locales la consulta es preceptiva cuando la cuantía reclamada sea igual o superior a 3.000,00 euros.