ACUERDO DE 11 DE JUNIO DE 2020, DEL PLENO, POR EL QUE SE APRUEBA EL CÓDIGO ÉTICO Y DE AUSTERIDAD DEL CONSEJO CONSULTIVO DE CASTILLA Y LEÓN.

   La Ley 3/2016, de 30 de noviembre, del Estatuto de los Altos Cargos de la Administración de la Comunidad de Castilla y León, establece en su disposición adicional segunda que cada una de las instituciones propias de la Comunidad de Castilla y León contará con su propio Código Ético y de Austeridad.

   Los principios y criterios en que se fundamenta el presente código ético están ya recogidos en la Ley 1/2002, de 9 de abril, reguladora del Consejo Consultivo de Castilla y León, y en su Reglamento de Organización y Funcionamiento, de 5 de febrero de 2014, e inspiran las normas de conducta de sus altos cargos desde el comienzo de la actividad de esta Institución.

   No obstante, con el fin de evitar su dispersión en distintos textos normativos y hacer efectivo el contenido de la disposición adicional citada, se procede a su compendio y sistematización en el código ético que se aprueba mediante el presente acuerdo.

   Por otra parte, la Ley 1/2012, de 28 de febrero, de Medidas Tributarias, Administrativas y Financieras, creó el Tribunal Administrativo de Recursos Contractuales de Castilla y León y lo adscribió al Consejo Consultivo, cuyo Presidente y Consejeros electivos tienen la condición de Presidente y Vocales del Tribunal. Ello hace pertinente que los principios y criterios recogidos en este código se extiendan a la actuación de los altos cargos en su condición de miembros del Tribunal.

   Por ello, y en virtud de las normas antes citadas, el Pleno del Consejo Consultivo

ACUERDA

   Primero.- Se aprueba el Código Ético y de Austeridad del Consejo Consultivo de Castilla y León, que figura como anexo.

   Segundo.- El presente acuerdo se publicará en la página web del Consejo.

   Tercero.- El código que se aprueba mediante el presente acuerdo producirá efectos el mismo día de su aprobación.

Anexo

CÓDIGO ÉTICO Y DE AUSTERIDAD

DEL CONSEJO CONSULTIVO DE CASTILLA Y LEÓN


Primero.– Objeto.

El presente código establece los criterios necesarios para garantizar una actuación ejemplar en el desempeño de funciones públicas mediante comportamientos homogéneos basados en la objetividad, la transparencia, la austeridad, la eficacia, la eficiencia y la atención preferente a las necesidades y expectativas de los ciudadanos y de las Administraciones consultantes.

Segundo.– Ámbito de aplicación.

El presente código será observado por quien ostente la condición de alto cargo del Consejo Consultivo de Castilla y León. A tales efectos, se considerará alto cargo el Presidente, los Consejeros electivos y los Consejeros natos.

Los principios y criterios recogidos en este código se observarán también en el ejercicio de las funciones que les correspondan como Presidente y Vocales del Tribunal Administrativo de Recursos Contractuales de Castilla y León.

Tercero.– Principios.

1.– La actuación de los altos cargos debe estar presidida por los siguientes principios:

a)   Objetividad, por lo que desempeñarán sus funciones públicas sin incurrir en conflictos con intereses particulares o ajenos a los fines de la Institución.

b)   Independencia e imparcialidad en el ejercicio de sus funciones, en atención exclusivamente al interés público que debe regir su actuación.

c)    Transparencia a través de la adopción de sus decisiones conforme a criterios que puedan ser accesibles y conocidos por los ciudadanos.

d)   Ejemplaridad que evite cualquier acción u omisión que menoscabe el prestigio de la Institución o que le reste legitimidad, credibilidad o auctoritas.

e)   Austeridad mediante la racionalización del gasto y la defensa de los recursos públicos.

f)    Eficacia y eficiencia en el cumplimiento de los fines de la Institución, con empleo de los menores recursos públicos.

2.– En el desarrollo de sus funciones los altos cargos:

a)   Respetarán la Constitución, el Estatuto de Autonomía, la Ley del Consejo Consultivo de Castilla y León y el resto del ordenamiento jurídico, comprometidos con una cultura de exigencia y cumplimiento como manifestación del compromiso con el Estado social y democrático de Derecho.

b)   Impedirán cualquier actuación que pueda producir discriminación por razón de género, origen racial o étnico, nacionalidad u origen, orientación sexual, ideología, religión o creencias, situación familiar, discapacidad, enfermedad o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.

c)    Promoverán la igualdad entre mujeres y hombres.

d)   Fomentarán la inclusión de las personas con discapacidad.

e)   Contribuirán a la cohesión social y territorial.

f)    Generarán un entorno laboral amable, integrador y de confianza con los empleados públicos que promueva el trabajo en equipo.

g)   Cuidarán especialmente el trato y la atención a las Administraciones consultantes, a los ciudadanos y a sus organizaciones representativas.

h)   Promocionarán la igualdad de oportunidades, el mérito y la capacidad.

i)     Perseguirán la mejora continua de su capacidad de gestión.

Cuarto.– Criterios para una actuación imparcial.

En cumplimiento del principio de imparcialidad, los altos cargos:

1. No formarán parte de las mesas de contratación.

 2. No formarán parte de órganos de selección de puestos a desempeñar por empleados públicos.

3. Se abstendrán en aquellos asuntos en los que, con menoscabo de su objetividad, pueda favorecerse un interés personal o de un tercero.

4. No aceptarán, en consideración a su cargo, ningún tipo de regalo ni beneficio.

En el supuesto de regalos de escasa entidad o valor residual, estos deberán quedar a disposición del Consejo Consultivo. Ante cualquier otro tipo de regalo procederán a su devolución a quien lo haya ofrecido. Cuando, por cualquier circunstancia, no pudiera hacerse efectiva su devolución, se incorporarán al patrimonio del Consejo.

5. No aceptarán, en consideración al cargo invitaciones, comidas o entradas a cualquier tipo de espectáculo o acontecimiento deportivo, lúdico o cultural. Se exceptuarán de esta norma las invitaciones que obedezcan a criterios de representación institucional que figuren reflejados en la agenda pública.

Quinto.– Criterios para una actuación transparente.

En cumplimiento del principio de transparencia, los altos cargos:

1. Comunicarán al Pleno del Consejo Consultivo el inicio de cualquier procedimiento jurisdiccional contra su persona del que puedan derivarse indicios racionales de comisión de un delito, así como la apertura de juicio oral por delito contra la Administración Pública y delitos relativos a la ordenación del territorio y el urbanismo, la protección del patrimonio histórico y el medio ambiente regulados, respectivamente, en los Títulos XIX y XVI del Código Penal.

2. Harán pública su participación en congresos, seminarios, jornadas de trabajo, conferencias, cursos o publicaciones, siempre que esta se efectúe en su condición de alto cargo y/o en representación de la Institución.

En estos casos sólo podrán percibir las indemnizaciones por gastos de viaje, estancia y traslados que les correspondan de acuerdo con la normativa vigente. Las restantes cantidades que, en su caso, se pudieran devengar por el desarrollo de estas actividades, sea cual fuere el concepto del devengo, serán ingresadas por la entidad a la que corresponda el pago en la cuenta del Consejo Consultivo.

3. Publicarán los actos y reuniones públicas previstas para el desarrollo de sus funciones, con expresa indicación de su objeto, en la página web del Consejo.

4. Garantizarán la conservación de los documentos que estén bajo su custodia para su transmisión y entrega a los posteriores responsables en el momento en el que finalicen sus funciones.

Sexto.– Criterios para una actuación ejemplar.

En cumplimiento del principio de ejemplaridad:

1. Desempeñarán sus funciones públicas con lealtad institucional expresada en la observancia de sus obligaciones normativas y éticas.

2. En su condición de ciudadanos, cumplirán con diligencia los deberes a los que, de manera general, están sujetos.

En actos públicos o privados evitarán adoptar conductas o actitudes que puedan perjudicar la imagen del Consejo Consultivo de Castilla y León.

3. No utilizarán los datos, informes o documentos conocidos en el ejercicio de su cargo fuera del desempeño de sus funciones.

4. Desempeñarán sus funciones con agilidad y velarán por el cumplimiento del derecho de los ciudadanos a la participación en los asuntos públicos y a una buena administración.

5. No apoyarán peticiones de indulto.

Séptimo.– Criterios para una actuación austera.

En cumplimiento del principio de austeridad:

1. Tendrán coche oficial asignado, para el ejercicio de sus funciones, el Presidente y los Consejeros, y su uso se realizará de acuerdo con criterios de austeridad y sostenibilidad.

2. La organización de eventos por el Consejo Consultivo se realizará con criterios de eficiencia del gasto público. Siempre que sea posible, se organizarán en las instalaciones del Consejo o en otras de titularidad de la Administración o de sus entidades adscritas. También la cesión de sus instalaciones se efectuará con criterios de racionalidad y eficiencia en el gasto.

3. Con carácter general las publicaciones del Consejo se editarán en formato electrónico.

4. Se procurará que las cuantías presupuestadas para atenciones protocolarias y representativas no sean incrementadas por ninguna modificación presupuestaria. Estas cuantías se destinarán a los mínimos imprescindibles exigidos por los usos sociales debido a su representación institucional y podrán destinarse también a los gastos derivados de sus reuniones de trabajo y de desplazamiento y alojamiento en viajes oficiales.

5. Los regalos institucionales consistirán únicamente en publicaciones o artículos encargados por el Consejo Consultivo representativos de la Institución y de los valores de este código.

6. Los desplazamientos, visitas y viajes oficiales de los altos cargos serán organizados con criterios de austeridad, se realizarán acompañados exclusivamente de la persona o personas cuya presencia esté justificada por razón de la responsabilidad o servicio que desempeñen. Podrán realizarse en vehículos del Consejo Consultivo o por cualquier otro medio de transporte; en este último caso, será siempre en clase turista, salvo en aquellos supuestos en los que el Presidente del Consejo Consultivo autorice otras clases superiores por motivos de representación o duración de los viajes.

Los gastos que se abonen por desplazamiento, manutención y alojamiento de los altos cargos serán los previstos en la normativa sobre indemnizaciones por razón del servicio del Consejo Consultivo.

7. El Consejo Consultivo podrá poner a disposición de los altos cargos medios materiales que deberán destinar al ejercicio de sus funciones. Estos medios estarán debidamente inventariados o identificados y deberán devolverse en el momento en que finalice el ejercicio de su cargo o cuando, por cualquier razón, deje de utilizarse por el alto cargo, salvo que opten por adquirirlos a un valor determinado que dependerá del periodo de amortización.

Los medios materiales, con sus características esenciales, que se pongan a disposición de los altos cargos serán públicos.

8. El Consejo Consultivo no pondrá a disposición de los altos cargos tarjetas de crédito o débito como medio de pago de gastos derivados del ejercicio de sus funciones.

9. La realización del principio de austeridad será verificado por la Intervención de la Secretaría General de Apoyo a las Instituciones Propias, en ejercicio de las funciones que tiene atribuidas.

Octavo.– Criterios para una actuación eficiente y eficaz.

En cumplimiento del principio de eficacia y eficiencia, los altos cargos:

1. Deberán rendir cuentas de su gestión facilitando que los órganos de control interno y externo puedan evaluar sus decisiones y actuaciones conforme a criterios objetivos.

2. Colaborarán activamente en la evaluación de las políticas públicas, de los planes y programas que permitan analizar su calidad, eficacia y eficiencia para la consecución de los objetivos previstos.

3. Procurarán evitar modificaciones o cambios meramente semánticos o estéticos en la denominación o estructura organizativa de la Institución, salvo que aporten mejor identidad a la misma.

Noveno.– Seguimiento.

El Pleno del Consejo Consultivo creará una comisión encargada del seguimiento de lo previsto en el presente código a la que le corresponderán las siguientes funciones:

1. Revisar periódicamente y proponer las modificaciones del código que se consideren oportunas.

2. Resolver las dudas y consultas que se planteen sobre la aplicación del código.

3. Plantear recomendaciones a los altos cargos sobre el cumplimiento de lo previsto en el código.

Décimo.– Adhesión.

1.– Los altos cargos en el momento de su toma de posesión deberán manifestar su conocimiento y adhesión expresa e individualizada al presente código.

Todos los altos cargos que en el momento de la aprobación del presente código estén desempeñando funciones como tales quedarán sometidos a él y se entenderá que manifiestan su adhesión.

2.– La adhesión implica la obligación de desarrollar sus funciones de una manera acorde con los principios y criterios previstos en este código, sin perjuicio de la aplicación del régimen de responsabilidades que derive de la normativa aplicable.