Al tratarse de una Ordenanza especial para el aprovechamiento de bienes comunales, el procedimiento a seguir en su tramitación es el de los artículos 75.4 del texto refundido de Régimen Local y 103 del Reglamento de Bienes de las Corporaciones Locales. 

Este procedimiento conlleva, por aplicación del artículo 49 de la Ley de Bases del Régimen Local, que la Ordenanza especial tras su aprobación inicial, en este caso por la Junta Vecinal, ha de ser sometida al preceptivo trámite de información pública y audiencia a los interesados. 

Trámite de información pública que es necesario reiterar cuando, después de realizado, se introducen en la disposición proyectada modificaciones que hagan que ésta sea una disposición diferente, entendiéndose, según criterio jurisprudencial, que esto sucede cuando se realizan modificaciones sustanciales. 

La ausencia del trámite de información pública, o de su reiteración cuando fuese necesaria, determina la nulidad de la disposición, dado el carácter esencial de este trámite como instrumento de participación pública que otorga a éste legitimidad democrática (Sentencias del Tribunal Supremo de 26 de diciembre de 1991 o de 6 de febrero de 1990). 

(Dictamen 700/2004, de 25 de noviembre)