Es conveniente emplear una terminología uniforme para designar un mismo concepto a lo largo de todo el texto de la disposición, con el fin de evitar que la proliferación de sinónimos más o menos acertados pueda generar dudas en su interpretación.

(Memorias del Consejo Consultivo de los años 2004 y 2005)