En cuanto a la urgencia con la que repetidamente se solicita el dictamen de este Consejo sobre los sucesivos anteproyectos de ley de medidas tributarias y administrativas, ha de reiterarse que debe hacerse un uso prudente de las declaraciones de urgencia, especialmente en asuntos en los que, por su especial complejidad y envergadura, puede padecer la calidad que este Consejo Consultivo se esfuerza en mantener en sus dictámenes. “Y es que es característica de la función consultiva la de operar con sosiego y reflexión, en un proceso no siempre rápido de maduración, que puede quedar frustrado si se trasladan en demasía a este Consejo las exigencias y apremios propios de la Administración activa” (Dictamen del Consejo de Estado 2.096/2003, de 10 de julio). Esta misma postura se ha venido manteniendo por el Consejo Consultivo en los dictámenes relativos a estos anteproyectos de ley.

A pesar de ello, la Administración consultante insiste en solicitar con carácter urgente el preceptivo dictamen del Consejo Consultivo, sustrayendo a esta Institución la posibilidad de analizar detenidamente, con sosiego y reflexión, los textos sometidos a su consideración.

(Dictamen 441/2017, de 10 de octubre)