En cuanto al procedimiento, es necesario analizar, por un lado, si se han seguido los trámites establecidos por la Ley 4/2015, de 24 de marzo, del Patrimonio Natural de Castilla y León, para que pueda producirse la declaración de espacios naturales protegidos (paisaje protegido y monumento natural) y, por otro, si se han cumplido las previsiones que establece la Ley 3/2001, de 3 de julio, del Gobierno y de la Administración de la Comunidad de Castilla y León, para la elaboración de disposiciones generales.

El procedimiento para la declaración de Espacios Naturales Protegidos aparece regulado en el artículo 67 de la citada la Ley 4/2015, de 24 de marzo, cuyo apartado primero dispone que “La tramitación de los procedimientos de declaración de los espacios naturales protegidos corresponderá a la consejería competente en materia de conservación del patrimonio natural, salvo en el caso de los parques nacionales, para los cuales se aplicará el procedimiento previsto en su legislación específica”. (…).

Por otro lado, el artículo 66.3 de la Ley precitada establece que los monumentos naturales y los paisajes protegidos se declararán por decreto de la Junta de Castilla y León, lo que remite al procedimiento de elaboración de disposiciones generales contemplado en la Ley 3/2001, de 3 de julio, del Gobierno y de la Administración de la Comunidad de Castilla y León.

(Dictámenes 48 y 49/2019, de 21 de febrero o 151/2019, de 9 de abril)