Se recomienda estructurar el contenido de los artículos de las leyes y reglamentos, especialmente cuando alcancen cierta extensión, utilizando números y letras que identifiquen sus distintos apartados o fragmentos, con el fin de facilitar su manejo y cita posteriores. 

(Memorias del Consejo Consultivo de los años 2004 y 2005 y Dictamen 512/2004, de 30 de agosto).