El Procurador del Común con los consejeros Los consejos consultivos de Andalucía y Castilla y León celebraron una jornada de trabajo el pasado 6 de abril en León, encuentro que consistió fundamentalmente en un intercambio de experiencias y competencias sobre el trabajo que desempeña cada uno de estos órganos de control. Participaron en el encuentro, que tuvo lugar en la sede del Procurador del Común, Juan Cano, presidente del Consultivo andaluz, Mario Amilivia, presidente del órgano de control castellano y leonés, Francisco Ramos, consejero de esta misma institución, y Javier Amoedo, Procurador del Común.

La reunión tuvo como marco la sede del Procurador del Común en desarrollo del convenio por medio del cual esta institución recoge las quejas de los zamoranos en la sede que el Consejo Consultivo tiene en Zamora, y este es acogido en la sede de Sierra Pambley cuando celebra algún acto o gestiona algún asunto en la capital leonesa.

Cano, catedrático de Derecho Constitucional por la Universidad de Almería,  preside el Consejo Consultivo de Andalucía desde hace casi dos décadas, y es un referente para todos los órganos consultivos. Junto a él se desplazaron hasta León otros miembros del órgano andaluz con sede en Granada, entre ellos el que fuera primer presidente de la Junta de Andalucía, Rafael Escuredo, artífice de que la región optara a la mayor cota de autogobierno, algo que, sin duda, marcó el Estado de las Autonomías y fue determinante para dicho terr Presentación del libro Cataluña en su laberinto itorio.

Mario Amilivia entregó a Juan Cano la última memoria del Consejo Consultivo de Castilla y León que con 571 dictámenes aprobados han coadyuvado a la mejora de la actuación de las administraciones y también a la calidad normativa, trabajo del que se encarga el órgano homólogo en Andalucía. Amilivia puso de manifiesto el incremento de dictámenes registrado el pasado ejercicio y la competencia añadida como Tribunal Administrativo de Recursos Contractuales de Castilla y León, al día de hoy único consejo consultivo que ejerce dichas funciones añadidas. Un encuentro que contribuye a acercar posiciones entre ambos consejos, desarrollar una doctrina común y en definitiva mejorar la prestación de servicios públicos por parte de las administraciones y la calidad de los derechos de los ciudadanos.

Cano en la que fue su primera visita a León destacó en la Real Colegiata de San Isidoro la celebración de las primeras Cortes europeas. En relación al encuentro, reivindicó la función pedagógica y de asesoramiento ante los pequeños municipios que desempeñan ambos órganos, "tarea imprescindible sobre todo desde que se han puesto en vigor y en valor las buenas prácticas administrativas y la calidad de administración. Nuestra misión no es solo asesorar sino marcar caminos para que los procedimientos administrativos sean ágiles, rápidos, y los ciudadanos tengan respuestas inmediatas de la administración", declaró Cano.

Juan Cano valoró la experiencia acumulada del Tribunal Administrativo de Recursos Contractuales de Castilla y León, órgano que en Andalucía tiene un funcionamiento independiente del órgano consultivo, que únicamente dictamina consultas sobre modificación y resolución de contratos.  También incidió en el problema que genera la "invasión legislativa, la producción normativa compulsiva de los parlamentos" y ´demandó que la legislación sea funcional y no se convierta en una intromisión en la vida de las personas. "Una idea que nosotros hemos transmitido muchas veces al Gobierno de Andalucía, que la legislación se debe de hacer con cuidado y cuando sea verdaderamente útil y funcional a la vida de los ciudadanos porque a aveces el Gobierno tiene la tentación de legislar sobre las cosas más dispares y verdaderamente se producen a veces intromisiones, pertubaciones, licencias, persmisos, etcétera, que complican la vida de los ciudadanos y actividad económica y mercantil. Pocas leyes y buenas", concedió. Amoedo, Cano, Escuredo, Amilivia y Ramos en San Isidoro

Amilivia por su parte, preguntado sobre una posible reforma del órgano, incidió en el problema que puede comenzar a darse en Castilla y León con ocasión de los dictámenes jurídicos relacionados con la interpretación, modificación y resolución de contratos, dictámenes preceptivos que pueden ser objeto también de recurso especial en materia de contratación en algunos supuestos como la modificación contractual o el rescate de concesiones, "que no dejan de ser una modificación o resolución de un contrato cuando hay oposición del contratista". Por ello, Amilivia reivindicó el necesario avance en el objetivo del aumento de los integrantes del órgano de control ya que con solo tres miembros "decir que es un órgano colegiado se predica con muchísima dificultad".

"Al estar viciado el contenido del Tribunal en relación con el Consejo Consultivo para algún supuesto concreto, la reflexión que se puede hacer en un futuro es ampliar otra vez el número de miembros del Consejo o modificar la composición del Tribunal, de manera que no sea idénticamente la del Consejo, en esa línea hay que avanzar", aseguró el presidente. En relación al resto de dictámenes, el funcionamiento de ambos órganos es similar, siendo la única diferencia el hecho de que en Andalucía los dictámenes sobre la aprobación de planeamientos urbanísticos que afectan a zonas verdes o espacios protegidos son vinculantes y en Castilla y León no, por lo que la administración puede desviarse del criterio del Consejo. "Nosotros siempre hemos querido que ese dictamen volviese a ser vinculante, como en Andalucía, porque creo que es una garantía para el mejor urbanismo y para que se respeten los espacios públicos y zonas verdes", explicó Amilivia.

Un plan urbanístico es una norma de suma importancia para la calidad de vida de los ciudadanos y cualquier modificación del mismo debe obtener la aprobación del Consejo Consultivo, que en Andalucía suma a su papel de asesoramiento el de control, impeditivo, en el supuesto de que no se den las condiciones requeridas, defendió Cano.

El presidente del Consultivo andaluz aprovechó su estancia en la capital leonesa para presentar el libro "Cataluña en su laberinto", acto celebrado en la sede consistorial de San Marcelo, en el que participó también el presidente Mario Amilivia.


Consejo Consultivo de Castilla y León